Formulario de búsqueda

Ermita Fortaleza de Albalat

La Ermita de albalat, iniciada a finales del s.XIII y dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, fue Fortificada en el s.XIV ante la amenaza de los piratas berberiscos. Puesta en valor turístico en el año 2006 con la adecuación de la misma y la ubicación del museo "fortificaciones de Cabanes" en su interior.

La ermita es un edificio de una sola nave dividida en cuatro tramos y cubierta por una bóveda de cañón apuntado. La capilla mayor es semicircular cubierta por bóveda de ojivas. En la fortificación se elevó el muro hasta la paorte de los tejados, suprimiendo estos y convirtiéndolos en una terraza almenada. Sobre la capilla se levanta una torre que sigue la misma forma rematada de forma almenada. Tiene dos dependencias de vigilancia y guardia. En la parte derecha del edificio a los pies hay una dependencia aneja de doble altura. La fábrica es de mamposteria y silleria en los ángulos.

Desde la Iglesia fortaleza de Albalat se observa el Castillo de Albalat en estado de ruinas y de difícil acceso.

Desde la misma iglesia fortaleza sale el denominado camino de las torres que nos lleva a la Torre dels Gats y Torre Carmelet, que se encuentran a 1,5 Km aproximadamente.

Al igual que el resto de torres vigia cuenta con la proximidad al Parque Natural del Prat de Cabanes-Torreblanca, así como a la playa del Cudolà.

Castillo de Albalat

La Tenencia de Miravet fue donada por el rey Jaime I, antes de su conquista a los moros, al obispo y cabildo de Tortosa el 27 de abril de 1225 por la eficaz ayuda prestada en la reconquista de Valencia y que, el prelado tortosino Poncio de Torrella repobló con cristianos, dando origen a los poblados de Miravet, Albalat, Torreblanca, Benlloch y Cabanes. Así pues Cabanes concedió la carta de población a seis familias el 19 de junio de 1243, con derecho a admitir ochenta pobladores y con fuero de las costumbres de Lérida. Benlloch se pobló el 5 de marzo de 1250 y Albalat y Torreblanca en fecha hasta ahora desconocida. Tres siglos después, el 5 de julio de 1575, se anexionaron a Cabanes, los ya despoblados castillos de Miravet y Albalat con sus respectivos términos, formando desde entonces el actual término municipal de Cabanes de 131,5 kilómetros cuadrados.

Situado en el cerro sobre la iglesia del mismo nombre. Es una fortaleza enteramente construida por los Obispos de Tortosa a finales del siglo XIII, probablemente para fomentar la repoblación de estas tierras.
Destaca la parte sur del recinto donde hay un doble cinturón amurallado, cuya parte interna se encuentra en mejor estado de conservación, estando en peor estado el exterior. En la vertiente norte del cerro hay una torre y cortinas almenadas. El conjunto está construido en mampostería, sillarejo con ángulos de sillería. El castillo debió ser abandonado al mismo tiempo que su vecino castillo de Miravet, a principios del siglo XVI.

Ermita fortificada de Albalat

La ermita se encuentra en la llamada Ribera de Cabanes a unos 12 kilómetros de la población. Se trata de una zona costera formada por varios caseríos. Iniciada a fines del siglo XIII, tuvo una segunda intervención en el siglo XIV en la que se fortifica, debido a las incursiones desde el mar.

La ermita es un edificio de una sola nave dividida en cuatro tramos y cubierta por una bóveda de cañón apuntado. La capilla mayor es semicircular cubierta por bóveda de ojivas. En la fortificación se elevó el muro hasta la parte de los tejados, suprimiendo estos y convirténdolos en una terraza almenada Sobre la capilla se levanta una torre que sigue la misma forma rematada de forma almenada. Tiene dos dependencias de vigilancia y guardia. En la parte derecha del edificio a los pies hay una dependencia aneja de doble altura. La fábrica es de mampostería y sillería en los ángulos.

Site developed with Drupal